La hinchada de River, un espacio de pluralidad y no discriminación.

River tiene la propiedad de conglomerar en sus tribunas a una vasta porción de la sociedad argentina. Así, convivían en el seno de la barra desde empresarios con alto poder adquisitivo hasta los más humildes laburantes. Desde graduados universitarios hasta analfabetos.
Más allá de los cánticos xenófobos que en aquel entonces se veían cómo “graciosos”, en la década del 90, la tribuna, todavía llamada Almirante Brown, estaba adelantada a la época, porque en aquellos años sus asistentes ya comprendíamos el concepto de identidad de género.
En efecto, la hinchada de River contaba entre sus filas con una chica trans, quien se hacía llamar La Pochola. Ella no se perdía un partido y se ubicaba siempre en el medio de la barra (a cargo de El Diariero en ese entonces) y siempre vestía pantalón y campera de jean. Durante años fue aceptada como una hincha más, nunca sufrió burlas ni discriminación, hasta que misteriosamente dejó de asistir.

Aprovechamos la visibilidad de nuestros artículos para pedir que, si alguien puede aportar algún dato más de su historia, puede hacerlo a través de nuestras redes sociales.

En este mismo sentido, Adrián Rousseau, uno de los máximos líderes de la barra, en el año 2002 tuvo un romance con una chica trans llamada Alejandra, quién provenía de Tucumán y vivía en un conventillo de Palermo con otras chicas del interior.
Lejos de ocultar su amor, ambos paseaban a diario por la ciudad de Buenos Aires en una motocicleta CBR 600, amarilla y negra, que Rousseau conducía abrazado por Alejandra. También se mostraban juntos en boliches y fiestas de música electrónica.
Este amorío de Rousseau era conocido por sus pares de la barra, quienes nunca le propinaron comentarios despectivos y lo tomaron con naturalidad.

Tal vez hoy en día el presente relato no llame la atención y es correcto que así sea. Sucede que en ese entonces existían muchos prejuicios al respecto.
Pero afortunadamente ello no ocurría en el seno de la hinchada de River, que siempre fue un espacio de convivencia en la divergencia, compartiendo todos y todas, el amor por los colores del Más Grande.

LBT

Carrito de compra
Scroll al inicio